De vuelta a la carrera

Hace tiempo que no hacia una review. Pero la ocasión lo amerita.  Redline me ha sacado de mi flojera, y como una explosión de adrenalina intubada directo a la vena, ha sacado nuevamente mi veta de escritor. ¿Pero que la hace tan especial? Es difícil decirlo, y también es difícil ver por donde comenzar, pero voy a tratar de completar esta carrera.

Redline es adrenalina hecha animación. Más de mil fotogramas por segundo al ritmo de una explosión nuclear. Es una película intensa y colorida, con toneladas de acción y estilo propio.

La historia trata  de varios corredores de autos, entre ellos “dulce” JP, quienes se reúnen cada cinco años para competir en un ambiente hostil futurístico. Una gran carrera llamada Redline. Cada corredor tiene distintos motivos para estar ahí, pero el denominador común es que todos quieren ganar a como dé lugar.

Siguiendo su sueño, “dulce” JP se convirtió en un estiloso corredor con un sentido retro para la moda y que en innumerables ocasiones ha terminado sus carreas explotando su vehículo. Mucho no saben, que esos abruptos finales son parte de un trato con la mafia para poder pagar la deuda que tiene a su mejor amigo jugándose la vida en cada carrera en la que participa. Durante la carrera Yellowline, el motor de JP estalla, haciéndole perder la carrera y la clasificación a Redline. Pero por votación popular, “dulce” JP es clasificado gracias al retiro de dos competidores.

¿Pero porque? Al parecer, los dos corredores se han retirado de la competencia, al enterarse de que la carrera se realizara en Robotworld, donde el gobierno paramilitar no está muy contento con la visita de los corredores y están dispuestos a usar la fuerza para hacérselos saber.

Redline es un concepto creado por Takeshi Koike (ver el corto de Animatrix, World Record) bajo la producción de los Estudios Madhouse y no tengo tapujos en decirlo: es lo mejor que ha hecho el estudio. Parte del concepto y colaboración de Redline proviene de las ovas de Trava: First Planet, escrita por Katsuhito Ishii hace ya unos años.

Lamentablemente, Redline ha sufrido una serie de retrasos a la hora de su estreno, siendo exhibida primero en festivales de cine en el 2009, estrenada en Japón en Octubre del 2010 y en Estados Unidos sigue sin fecha tentativa. Algo raro, sobre todo a la calidad que posee el film, que según revistas especializadas, tomo nada menos que siete años en realizarse y cuenta con más de cien mil dibujos hechos a mano para crear una de las piezas del anime que puede ser clave en esta generación.

Si has perdido la fe en el anime japonés actual, quizás sea bueno que le eches una mirada a Redline es lo más llamativo del anime que puedes encontrar. Ya sea la estética retro, la potente banda sonora y el estilo de color, o simplemente, porque a veces hay que volver a ver ciertos estilos. Y también hábitos. Como escribir reviews para la gente.

Anuncios

3 pensamientos en “De vuelta a la carrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s