Tu difícil existencia no le interesa a nadie

¿Estamos conectados? No, no lo estamos. Redes sociales como Facebook, Fotolog, Twitter o cualquier otra no es una forma de comunicarnos, sino una forma eficaz de compartir información. Y esta información puede ser buena, mala, incorrecta o mal interpretada.

Que pena tu vida” trata de mostrar como un joven de veintinueve años sufre como si tuviera quince. Lo muestra como un ser que aún no ha madurado, o mejor dicho que aún no se ha adaptado a las diferentes situaciones amorosas que puede llevar a plantearle el destino. Tras una fugaz romance con Sofía, Javier decide alejarse de ella sin previo aviso.

Conforma pasa el tiempo, las vueltas en la ciudad de Santiago se hacen más largas y más monótonas, y es ahí donde se da cuenta de que tal vez cometió un error con Sofía. Tal vez no  debió dejarla ir. Así que decide volver con ella, pero sus planes se ven frustrados por los de la propia Sofía, que ha seguido su vida, teniendo una nueva relación con otra persona.

¡Horror! Javier no atina a nada que hacer, a pesar de los constantes consejos de su cable a tierra, su amiga de toda la vida Ángela, que constantemente le recuerda que no todo el pasto del vecino es verde. Lamentablemente, Javier parece más obsesionado en exponer su vida en Facebook (y de paso “sapear” a su ex), en vez de prestarle atención a Ángela, el personaje más cuerdo en todo esto.

Que pena tu vida” tiene mucho de “500 days of Summer”. Quizás demasiado. No la estoy acusando de plagio, pero la temática es muy parecida. Esto se le achaco a lo común de este tipo de situaciones.  Nuestra propia falta de comunicación es algo, que a pesar de que existan estas redes sociales, aun no podemos refinar. Cuesta decir las cosas claras, más aun si se trata de cosas del corazón. Preferimos pones una frase fatalista es nuestro “estado”, esperando una respuesta de alguien, que salir y arreglar las cosas.

Si son habituales en el cine de Nicolás López, saben que el director chileno juega con su ñoñez y no tiene reparos en ponerlas ya sea de manera directa, como en el caso de “Promedio Rojo” o “Santos”. En “Que pena tu vida” trata de desligarse un poco de esto, pero no completamente. No es algo malo, pero a veces no resulta fresco, sobretodo porque en estos tiempos, ser nerd está más que de moda.

En guion en si no es de los mejores pero cumple en varios momentos, sin embargo no puedo dejar de notar algunas situaciones o diálogos forzados, quizás con la intención de dotar a la película momentos o diálogos “cool” que se salen del contexto. Además, ¿es Santiago tan pequeño, que los personajes siempre se encuentran varias veces?. Obviamente esto último pasa para sustentar el guion, pero no me deja de llamar la atención.

Que pena tu vida” no deja de ser un buen ejercicio para evaluar el por qué escribo las cosas que escribo en Facebook o en cualquier otra red social. De por qué ser tan derrotista en vez de tratar de poner las cosas a funcionar. Y es que a pesar de que los medios de comunicación ahora están al alcance de todos, cada vez cuesta más comunicarnos de verdad, y ahí si que me da pena. 😦

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s