A veces hay días buenos y días malos

El personaje de Frank Castle y su alter ego Punisher siempre han llevado su carrera en la viñetas por una línea que la censura mira y cuida celosamente. Esa línea estuvo bastante borrosa en la etapa de Garth Ennis en la colección de Punisher presentada en el sello Marvel Knights, así que para evitar problemas, a Ennis lo cambiaron al sello MAX, donde podría hacer lo que él quisiera con el personaje.

Anteriormente revise el primer arco de MAX Punisher, llamado “en el principio”, pero debo confesar que no había leído toda la etapa de Garth Ennis con el personaje. Lo que sigue posterior a esos primeros seis números de presentación, es aún mejor de lo que yo podía suponer.

Y es que ahora, Punisher no tenía que enfrentarse al Kingpin, Jigsaw o Bushwracker, sino más bien a sus propios demonios interiores y al país que en algún momento había jurado proteger. Aun es peor la perspectiva que toma Ennis a la hora de escribir al personaje, ya que prefiere asumir todo lo vivido por Frank Castle y agregarle más años en la historia. Treinta años han pasado desde que Frank vio a su familia morir y donde tomo su manto con una calavera (curiosamente han pasado 30 años desde la creación del personaje en el ‘74).

Aquí Punisher es un hombre que ronda los cincuenta años, que trata de mejorar el mundo lleno de esclavista, traficantes, generales corruptos y guerras armadas por beneficios económicos. Y el tiempo no ha hecho mella en sus técnicas y estrategias. Ennis es experto en mostrar situación que descompondrían a cualquiera, y de hecho los secundarios de la serie lo sienten, pero Punisher siempre luce seguro. 30 años haciendo lo mismo le han dado una inmunidad que el resto de los personajes de la serie no tiene. Solo quizás Nick Fury.

La presentación de los distintos villanos de la serie no defrauda. Y es que van desde los mafiosos italianos del primer arco, otras mafias como la rusa o la irlandesa, el general ruso apodado el hombre de piedra y otros, cada uno más despreciable que el anterior. Mención aparte merece Barracuda, mercenario de negro corazón, al igual que su piel, y es el que deja a nuestro protagonista muy cerca de la muerte y que será relevante en la última etapa del escritor irlandés, donde empezaran a cerrarse cabos y terminar tramas sueltas.

Números hay de todo tipo, pero lo que prima en la colección es una tristeza por una guerra que Frank Castle lleva librando estos 30 años y que parece no terminar. Quizás el mismo Castle no quiere que termine, ya que se acabaría su motivación para seguir viviendo. Ese es el principal villano que debe enfrentar Punisher, el hecho de que su existencia como vigilante nace por un hecho traumático y que su decisión lo está llevando hacia un amargo camino, con un trágico final que no puede cambiar.

Max Punisher es en un comienzo la típica serie escrita por Garth Ennis: violencia, secundarios notables y diálogos punzantes, pero a medida que avanza la serie se comienza a mostrar un visión del Castigador que sería natural si de verdad existiera. Piénsenlo, treinta años en una guerra, donde nada parece cambiar y donde el recuerdo de tus seres queridos es solo opacado por los gritos de criminales crueles. Nadie puede aguantar tanto tiempo, a menos que no  fuera un hombre normal. A menos que fuera Frank Castle.

Anuncios

Un pensamiento en “A veces hay días buenos y días malos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s